Advertisement

thumbnail

Eton, El Águila Del Cáucaso o El Águila De Prometo



Eton era una águila gigante hija de Tifón y Equidna. En cuanto Prometeo robó el fuego, el dios Zeús se vengó de la humanidad a través de Pandora, la primer mujer hecha con arcilla por Hefesto, cuando abrió una ánfora que contenía todos los males del mundo. Tras vengarse de la humanidad, Zeus ordeno que apresaran a Prometeo en el monte Caucaso donde fue encadenado por Hefesto con la ayuda de Bía y Kratos.




 Entonces Zeús envió a Etón, para que devorara su hígado. Siendo Prometeo inmortal se regeneraba su hígado cada noche, y durante cada día por treinta mil años duraría el castigo. La única forma de liberarse era que alguien lo sustituyera aceptando la muerte. Finalmente llegó el día de la liberación. Después de haber permanecido por espacio de siglos suspendido de la roca y sufriendo torturas espantosas, acertó a pasar Hércules camino de las Hespérides y en busca de sus manzanas.



 Al ver colgando en el Cáucaso al nieto de los dioses y con la esperanza de poder aprovecharse de su buen consejo, se apiadó de su destino al ver cómo el águila, posada sobre las rodillas de Prometeo, devoraba el hígado del infeliz. Dejando entonces la maza y la piel de león, tendió su arco y disparó la flecha, ahuyentando al ave cruel de la entraña del atormentado. Acto seguido desató sus ligaduras y se alejó con el redimido. No obstante, para que se cumpliese la condición del rey de los dioses, puso en su lugar al centauro Quirón, quien se declaró presto a morir en aquel sitio, pues que antes era inmortal.




Mas para que no quedase incumplida la sentencia de Zeus, que condenaba a Prometeo a permanecer desterrado en la roca durante un tiempo mucho más prolongado, tuvo éste que llevar en adelante un anillo de hierro en pie que, se encontraba una piedrecita arrancada de las peñas del Cáucaso. De este modo, Zeus pudo jactarse de continuar teniendo a su enemigo cautivo a la montaña.


Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

No Comments

Con la tecnología de Blogger.