Advertisement

thumbnail

La Verdadera Historia de Amytiville



La Casa Amityville 

La mañana del 14 de noviembre de 1974, Amityville, pequeña localidad de veraneo enclavada en Long Island (estado de Nueva York), amaneció sacudida por la macabra noticia del asesinato a sangre fría de seis miembros de una familia. A las 03:15 horas de la madrugada, el joven Ronald DeFeo de veintitrés años de edad, provisto de una escopeta Martín de calibre 35, había masacrado, mientras dormían, a todos los miembros de su familia (padre, madre, dos hermanos y dos hermanas), en el interior de su propia casa enclavada en el número 112 de Ocean Avenue. Según el informe oficial de las investigaciones: “Los crímenes presentaban algunas peculiaridades que indicaban rasgos sádicos solo explicables en una mente enferma. La familia había sido narcotizada en la víspera, lo que garantizó al asesino el sueño profundo de sus víctimas. Todos dormían de bruces, con las cabezas apoyadas sobre los brazos cruzados. Todos habían sido fusilados con un arma potentísima, por la espalda, excepto la madre, que recibió un disparo en la cabeza”.



A pesar de que su abogado defensor alegó enfermedad mental, Ronald DeFeo fue declarado culpable de asesinato premeditado y condenado a veinticinco años de cárcel por cada uno de sus horrendos asesinatos. Pero no acaba aquí la historia de la casa de Amityville. Aún no se habían acallado los ecos de los brutales asesinatos, cuando se pusieron en marcha los engranajes de otra historia que apareció en los principales medios de comunicación de medio mundo, y que sería conocida como Las 28 noches de terror en Amityville. Dicha historia, fue plasmada en el año 1977 por el escritor estadounidense Jay Anson, en su novela The Amityville Horror: A true story (El horror de Amityville: Una historia real), que alcanzó gran éxito de ventas. Dos años después (1979), dirigida por Stuart Rossenberg, la novela fue llevada al cine con el título de Terror en Amityville, recaudando más de ochenta millones de dólares.

El 18 de diciembre de 1975, la comunidad da la bienvenida a los nuevos propietarios de la casa: los Lutz. La familia está compuesta por George de 28 años, su esposa Kathy de 30 años y sus tres hijos Danny, Chris y Missy (los tres hijos eran de Kathy, de su primer matrimonio). Era la casa de sus sueños. Edificada sobre un terreno de 15 por 73 metros, contaba con tres pisos de altura, cinco habitaciones, un amplio sótano, una veranda vidriada en el frente y una abierta detrás que daba sobre el río Amityville. Poco duró la tranquilidad de los nuevos inquilinos. Así nos lo cuenta la prensa de la época: “Desagradables olores, ruidos espeluznantes, manchas desconocidas que aparecían y desaparecían en las paredes. Con el paso de los días, George, el padre de la familia, comenzó a mostrar síntomas muy extraños. Sentía un frío mortal y pasaba las horas del día frente a la chimenea. Dejó de asearse, convirtiéndose en una persona desaliñada y huraña que gruñía por los rincones de la casa. Su carácter se volvió agresivo y solitario…”. Veintiocho días después de la llegada a su nueva casa, los Lutz salieron de estampida del 112 de Ocean Avenue para siempre.

A partir de entonces, los Lutz rentabilizaron totalmente sus pretendidas vivencias en la casa, asistiendo de forma continuada a programas de radio y televisión para contar sus experiencias. Tampoco era extraño verles aparecer realizando conferencias y participando en tertulias y mesas redondas sobre temas paranormales. También, la casa y sus alrededores se llenaron de investigadores, expertos en la materia, médiums y videntes a la caza de espíritus y fantasmas. Alguien descubrió en el sótano, oculta detrás de una alacena, un pequeño habitáculo pintado de rojo que no constaba en los planos de la casa. Al parecer, en la primera casa que se construyó en el solar, vivió Jhon Ketchum, un brujo que había escapado a la quema de brujas de Salem. Se decía que dicho brujo, utilizaba esta habitación para efectuar rituales satánicos. Más tarde se supo que todo había formado parte de un pacto secreto entre el matrimonio Lutz y William Weber.

George Lutz y William Weber, abogado defensor de Ronald DeFeo se conocían de tiempo atrás. Los Lutz se habían casado recientemente y no pasaban por una situación económica demasiado boyante. Por tanto, el matrimonio y William Weber se ponen de acuerdo para hacer creer a la opinión pública que Ronald DeFeo asesinó a su familia bajo la influencia de las misteriosas fuerzas maléficas que infectaban la casa. De este modo, si demostraban que la casa estaba habitada por dichas fuerzas, el abogado podría argumentar una defensa mucho más sólida. Seguidamente, los Lutz contactan con la inmobiliaria y compran la casa. Más tarde se descubre que el matrimonio Lutz y Weber, mantienen varias reuniones con el escritor de novelas policíacas Paul Hoffman para escribir un libro sobre los falsos hechos acaecidos en la casa. También se sabe, que de los beneficios de las ventas de dicha novela, los Lutz recibirían el 24%.

Jay Anson, el autor de la primera novela sobre los falsos sucesos de Amityville, murió a principios de los ochenta de un ataque al corazón, mientras terminaba de escribir su segundo libro, 666, dedicado al demonio. Tenía 59 años. Kathy Lutz falleció en el año 2004 a causa de un enfisema. Su ex marido George Lutz, llevaban varios años separados, murió de un infarto en el año 2006. Ambos también tenían 59 años de edad.

Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

No Comments

Con la tecnología de Blogger.