Advertisement

thumbnail

Castillo Edimburgo


Este castillo es uno de los más importantes en la historia de Escocia En Edimburgo se han dado cita los episodios más sangrientos y macabros; desde canibalismo a quema de brujas. A lo largo de la Historia, Edimburgo ha sido protagonista de leyendas de fantasmas, y actualmente cada rincón de la capital de Escocia guarda el legado de aquellos que nunca abandonarán la ciudad.
Las noches en esta ciudad son las más misteriosas de Europa y es que son varias las historias de fantasmas que la envuelven.



La casa de la reina Elizabeth en Escocia era al principio una abadía construida por el rey David. Allí mismo fue donde asesinaron a David Rizzio, amante de María de Escocia. El marido de María, el señor Darnley, presa de un ataque de celos, apuñaló a David Rizzio casi sesenta veces.

Desde entonces, los visitantes y huéspedes han divulgado que, en el cuarto donde asesinaron a Rizzio, sufren dolores de cabeza.

Otra de las leyendas de fantasmas en el Castillo de Edimburgo llega en los años 80, cuando un guarda de seguridad se dio cuenta de que había bajado la temperatura demasiado y se escuchaba el sonido de unos pasos misteriosos. Es así como se comenzó a pensar que en el palacio habita el fantasma de La Señora Verde. Se cree que de este fantasma provienen todas las desdichas del castillo.

El fantasma del Gaitero Solitario del Castillo de Edimburgo
. Es probable que oigas la música de unas gaitas que procede del interior del castillo. Hay un personaje que no sale nunca de las murallas: el gaitero solitario, o como lo llaman en Escocia: the lone piper.

Los antiguos guardas del Castillo de Edimburgo excavaron túneles subterráneos a modo de pasadizos secretos para conectar el castillo con diferentes lugares de la ciudad. Dice la leyenda que para descubrir adónde llevaban los pasadizos ordenaron a un gaitero de la ciudad que explorara los túneles mientras tocaba la gaita. De esta forma podían localizarle donde estuviera.

La música dejó de sonar repentinamente y por más que buscaron al gaitero del Castillo de Edimburgo, nunca lo encontraron. Desde entonces, hay quien escucha el sonido de su gaita, como los lamentos de un alma atrapada en los pasadizos del Castillo.

Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

No Comments

Con la tecnología de Blogger.