El Puente de los Duendes


Cuando vayas de viaje por México, específicamente al municipio de Tehuacán, estado de Puebla, no olvides pasar por el famoso puente de los duendes. Existe la creencia que existen duendes en este lugar, estos seres mágicos atraen a sus víctimas llevándolos debajo del puente y jamás se les vuelve a ver.

Esta leyenda se ha consolidado con testimonios y cuentos acerca de cómo los duendes comenten sus fechorías e incluso hay personas que aseguran ser testigos de la existencia de estos Una de sus narraciones dice que un hombre logró salir, por lo que gracias a él, se conoce un poco más sobre este mito.

Cuenta la leyenda, que una noche de muy fría, un residente de la zona al salir de una conviven cia, comenzó a sentir mucho frío, así que buscó unos leños para hacer una fogata. La madera se encontraba muy cerca del Puente de los duendes.

El hombre se acercó al lugar y agarró un par de leños. Mientras caminaba de regreso escuchó el fuerte cacareo de una gallina y empezó a seguirla, ya que también tenía hambre. A pesar de que la gallina caminaba a poca velocidad, el hombre fue incapaz de alcanzarla, y ésta lo llevó hasta uno de los extremos del puente.

El hombre, asustado por conocer desde niño la leyenda, decidió cruzar el puente a toda velocidad, esperando pasar sin problema, sin embargo, estando justo a la mitad del camino, sintió que los cimientos del puente se venían abajo.



En ese momento, la gran gallina se transformó en un duende que lo arrastró abajo del puente. El sujeto empezó a rezar, lo que hizo que el duende comenzara a hacer un ruido muy fuerte y se alejara poco a poco.

Después del suceso, el hombre corrió rápidamente hasta perder el conocimiento. Al despertar, pensó que todo había sido una alucinación, sin embargo, su traje estaba cubierto de plumas blancas bañadas en sangre.