Adictos A Lo Desconocido

El portal del Miedo

La Isla de Povlegia, Italia

La historia de Poveglia comienza durante la época romana. En ese entonces se decidió usar las tierras para aislar de la población a cientos de víctimas de la peste. A comienzos del Renacimiento, en el siglo XIV, Europa sufrió una gran plaga de peste bubónica, siendo Venecia un gran foco de infección gracias a las aguas ya de por sí contaminadas, la humedad y el paso de mercaderes contagiados que llegaban a vender sus productos. 

Para darnos una idea de lo devastadora que fue la peste negra, la enfermedad llegó a matar a poco más de un tercio de la población europea. Italia no fue la excepción: la muerte se podía ver en cada rincón, no se sabía dónde dejar los cadáveres que con el paso de los días se apilaban en montañas. 



Junto a todos los factores de riesgo para contraer esta enfermedad, tener tantos cadáveres entre las personas suponía un riesgo aún mayor, por lo que había que buscar una salida. Fue gracias a esto que las autoridades de la ciudad decidieron que los cuerpos fueran trasladados a la isla de Poveglia. 

Los registros de la época cuentan cómo cientos de cadáveres eran trasladados a la isla para que en enormes fosas fueran incinerados. El problema fue que esta no fue la única medida, las autoridades médicas y civiles también decidieron que había que llevar a la isla a los que presentaran síntomas de la peste. 



Gracias a esa decisión, hombres, mujeres y niños todavía vivos terminaron exiliados y olvidados en aquella isla llena de cadáveres. En pocos años más de 160 mil acabaron sus días en Poveglia. Los años pasaron y las personas fueron muriendo hasta dejar la isla totalmente abandonada, pero en el año de 1922 el gobierno decidió que era hora de volver a ocupar esas tierras, ahora para poner ahí un psiquiátrico. 

 
Enfermos mentales, psicópatas, asesinos, todas esas personas que terminaron en Poveglia pedían con desesperación irse de ahí pues aseguraban que veían a los fantasmas de las víctimas de la peste y escuchaban los lamentos de sus espíritus atormentados por el sufrimiento, pero nadie les creyó. 


 Durante mucho tiempo el gobierno de Italia fue el propietario de la isla, pero esta terminó siendo vendida a una persona que en la década de 1960 decidió abandonarla. Hoy sigue estando restringido el paso a la isla, pero fotografías sacadas a la luz demuestran al mundo la soledad que impera en ese lugar que sirvió para dar muerte a inocentes.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios